Chrysler llega a acuerdo con autoridad de EU y revisará los Jeep

Grupo Chrysler anunció que “ha resuelto sus diferencias” con la National Highway Traffic Safety Administration (NHTSA) tras la solicitud de la dependencia estadounidense de realizar retirar los vehículos Jeep Grand Cherokee modelos 1993-2004 y Jeep Liberty modelos 2002-2007, medida a la que se había negado la armadora. La empresa y la autoridad han llegado a un acuerdo por el que la firma realizará una campaña voluntaria, según denomina en un comunicado, en la cual, además de una inspección visual del vehículo, se proporcionará, de ser necesario, una mejora a su estructura trasera para limitar la fuerza de un impacto en colisiones de baja velocidad.

“El análisis de los datos hecho por Grupo Chrysler confirma que estos vehículos no presentan defectos y se encuentran entre los más seguros dentro de su grupo. No obstante, el Grupo Chrysler reconoce que este tema ha preocupado a sus clientes y por lo tanto desea, en coordinación con la NHTSA, tomar medidas adicionales para complementar la seguridad actual de los vehículos”, agrega el comunicado.

A principios de mes, Chrysler se negó a retirar del mercado los vehículos mencionados, aproximadamente 2.7 millones de unidades, al no estar de acuerdo con las conclusiones de la NHTSA, que señalaban que estos modelos eran inseguros porque la ubicación del tanque de combustible ubicado en la parte posterior al eje trasero los hacía vulnerables a incendios en caso de colisión. Según Chrysler, estos accidentes ocurrían menos de una vez por cada millón de años de uso del vehículo.