Recortan producción Toyota y Nissan en China por disputa de islas

El presidente de Toyota Motor Corp. y director de Japan Automobile Manufacturers Association, Akio Toyoda habla sobre el recorte

Ante un creciente malestar antijaponés en China, las armadoras japonesas Toyota y Nissan tomaron la decisión de recortar su producción en el país asiático por temor a que se origine un enfrentamiento entre las partes.

Las relaciones entre chinos y japoneses se deterioraron agudamente este mes después de que Japón compró un grupo de islas deshabitadas en el Mar de China Oriental a un dueño privado, lo que provocó protestas en toda China e interrumpió la producción en varias plantas de propiedad japonesa.

Toyota cerrará su principal planta china en la provincia de Guangdong por cuatro días adicionales tras un cierre de ocho días por un feriado nacional. Las ensambladoras, que pueden fabricar 30,000 vehículos al mes cuando funcionan en doble turno, sólo operarán de día cuando reanuden las labores el 8 de octubre.

Nissan suspenderá la producción en tres plantas a partir del jueves, tres días antes de lo planeado.

Se espera que los cierres reduzcan la producción combinada de ambas automotrices en más de 20,000 unidades en septiembre.

Incluso, China anunció este martes la entrada en servicio de su primer portaaviones, que coincide con el aumento de las tensiones entre el gigante asiático y sus vecinos por diferendos territoriales.

El navío lleva el nombre de “Liaoning” y fue entregado este martes al Ejército de Liberación Popular, en una ceremonia celebrada en Dalian a la que acudieron el presidente chino, Hu Jintao, y buena parte de la plana mayor de las fuerzas castrenses.

El buque, de 300 metros de largo y originario de Ucrania, fue comprado por China en 1998 y desde entonces Pekín se ha dedicado a estudiarlo y acondicionarlo para su puesta en funcionamiento.