Vigilancia y capacitación, desafíos de AFAC

Los elementos más críticos que impiden a la Agencia Federal de Aviación Civil (AFAC) ejercer su autoridad como organismo vigilante de la industria civil de transporte aéreo son la falta de vigilancia sobre los concesionarios y permisionarios, la capacitación insuficiente del Personal Técnico Aeronáutico (PTA) e instructores, así como a la ausencia de información para ejercer la seguridad operacional. 

El General Carlos Rodríguez Munguía, titular de la dependencia, aseguró que estos hallazgos señalados por la Administración Federal de Aviación de los Estados Unidos (FAA) ya fueron solventados, además de que se abrieron 278 plazas de inspectores con recategorización salarial que ya fueron aprobadas por la Secretaria de Hacienda y Crédito Público.

“Nos tomó meses puesto que se requirieron autorizaciones de la Secretaría de Hacienda, de los jurídicos de la AFAC, de la Subsecretaría de Transportes, incluso de la Consejería Jurídica de la Presidencia, así como de la Comisión Nacional de Mejora Regulatoria”, declaró en entrevista con A21. 

Según los inspectores de la FAA, por lo menos hasta el 25 de mayo de 2021, la autoridad mexicana no garantizaba la seguridad operacional continua de un propietario de un Certificado de Operador Aéreo (AOC por sus siglas en inglés), ni de un permisionario de taller de mantenimiento, ni de un sistema integral para vigilar los centros de instrucción extranjeros. 

De acuerdo con el documento de la propia AFAC “Hallazgos Finales Auditoría IASA-FAA”, de la que A21 tiene copia, en el sector aéreo mexicano no hay una competencia adecuada del idioma inglés ni de pilotos, ni de controladores aéreos, porque nadie vigila al personal que hace las evaluaciones para las comunicaciones de radiotelefonía; además de que tampoco hay garantía de que se cumplan los análisis médicos para obtener una licencia.

“Anteriormente la medicina de aviación dependía de la entonces DGAC y los médicos eran controlados por la autoridad aeronáutica; sin embargo, en algún momento quedaron separados, sin ninguna supervisión de nosotros”, dijo.

Otro elemento crítico que determinó la FAA fue que los salarios y compensaciones de los inspectores son muy bajos comparados con el personal calificado de la industria. 

La FAA destacó que hay inconsistencias entre la Ley de Aviación Civil y varias reglamentaciones, ya que mucha normatividad se resuelve con Circulares Obligatorias que no permiten implementar efectivamente las disposiciones de la Convención de Chicago y sus anexos. 

“Se tuvo que revisar la Ley de Aviación Civil y su reglamento, la normativa de certificación del personal técnico aeronáutico para las licencias, así como el reglamento del Registro Aeronáutico Mexicano. Cada vez que se actualiza la legislación hay que actualizar todos los manuales de los inspectores que tengan que ver de alguna forma con los cambios que haya sufrido, a nivel de la ley o de los reglamentos”, afirmó. 

La revisión técnica (Technical Review) para examinar los avances que ha logrado la autoridad aeronáutica mexicana con miras a recuperar la Categoría 1 por parte de la FAA se llevará a cabo entre el 13 y el 17 de junio próximo. 

Esta revisión no tiene carácter oficial, por lo que de realizarse a fines de junio y salir positiva, es aún necesario que la Cancillería solicite oficialmente al gobierno de los Estados Unidos que se vuelva a realizar la auditoría con miras a que se recategorice en el nivel 1 a México. Si todo resulta positivo, es posible que en agosto se logre este propósito. De no ser así, el proceso podría prolongarse hasta enero.

Con información de A21

Comenta y síguenos en Twitter: @GrupoT21

Banner