Positivo enviar carga al AIFA, pero con “piso parejo”

La medida ordenada por el Gobierno federal de mandar las operaciones tipo chárter y de carga nacionales del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) al Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA) ha sido positiva, aunque se requiere “piso parejo” para llevar a cabo dicha disposición, de acuerdo con distintos analistas consultados.

“Piso parejo, un traslado o una nueva operación carguera a cualquier otro aeropuerto que el actual solo funciona si es equitativo, lo que significa que toda operación o sale o se queda, pero no puede haber casos de unas operaciones cargueras en AICM y otras fuera del actual aeropuerto”, dijo a T21 Luis Sierra, CEO de mas (antes Mas Air).

Para Juan Antonio José, analista de aviación, esta decisión debería aplicarse solo a las operaciones cargueras dedicadas (no la que va en la panza de los aviones).

“Es una opción ideal para convertirse en un hub logístico del Valle de México. En Santa Lucía los cargueros dedicados tendrán mejores vialidades que la 602 o la carretera Peñón-Texcoco; van a tener costos de operación menor, se puede tener transporte intermodal y hasta un puerto seco”, expuso.

José Gerardo Tajonar Castro, presidente de la Asociación Nacional de Importadores y Exportadores de la República Mexicana (ANIERM), consideró como “una gran aportación” dicha medida ya que permitirá al país desarrollarse como una plataforma logística.

“No hay marcha atrás y es un proceso lento que va ir mejorando y que va a satisfacer una necesidad que existe de logística aérea. Este cambio de Ciudad de México al AIFA son algunos kilómetros que implicarán gasolina, y si eso nos va a dar más seguridad y mayor espacio para hacer más maniobras para todos los agentes que nos ayudan pues bienvenido. Cualquier cambio que nos permita ser más competitivos es bienvenido”, expuso.

Mencionó que la designación de los 12 recintos fiscalizados del AIFA y los que se están buscando desarrollar, representa una gran oportunidad para continuar con el crecimiento de la logística en el país.

Cabe mencionar que la Secretaría de Gobernación (Segob) difundió que tras una reunión con autoridades y las principales aerolíneas se acordó migrar las operaciones chárter y de carga nacionales del AICM al AIFA. En 90 días quedará instalada la infraestructura fiscal y aduanera para poder recibir a partir de ese momento los vuelos de carga internacional.

También que las aerolíneas mantendrán sus respectivos horarios de aterrizaje y despegue (slots) que hoy tienen asignados para esta temporada de verano 2022 desde y hacia el aeropuerto capitalino; de esta forma, se mantiene sin afectación la oferta de servicios. Ya no se autorizarán nuevos vuelos y no se permitirá un aumento de las operaciones más allá de los slots asignados para dicha temporada.

Así como un incremento significativo en la oferta de vuelos desde y hacia el AIFA, hasta alcanzar más de 100 operaciones diarias, iniciando la primera etapa el próximo 15 de agosto y la segunda el 15 de septiembre, entre otras medidas.

Al respecto, Carlos Torres, analista de aviación, comentó que es positivo para los pasajeros que no exista reducción de vuelos, mientras que para las aerolíneas será de manera voluntaria iniciar más operaciones en Santa Lucía y no perder sus slots.

“Por supuesto que hay grandes pendientes como determinar las causas del incidente y los anteriores. El subsecretario Rogelio Jiménez Pons deberá hacer una revisión a fondo (sobre el ex director de Seneam) y de la mano con la Agencia Federal de Aviación Civil, quien tiene que jugar un papel muy importante y abandonar su papel pasivo y complaciente que ha tenido desde los primeros incidentes que le habían reportado”, apuntó.

Aunque dijo que la medida es menos coercitiva que un decreto, ya que este restringía y muda operaciones y, contrario a eso, serán vuelos adicionales considerando el aumento de flota que las aerolíneas tendrán, “está un poco más matizado la decisión del gobierno, pero nada garantiza que esos vuelos puedan ser rentables y que las rutas puedan permanecer en el tiempo”.

Mientras que Juan Antonio José consideró que solicitar a las aerolíneas aumentar operaciones en el AIFA fue una imposición orientada a darle vida artificial al nuevo aeropuerto ya que no se mencionó a Toluca.

“Esto cayó como anillo al dedo para quienes estamos desde hace décadas pregonado las deficiencias entorno a la seguridad aérea. Fue tan bueno (el incidente en el AICM) tan mediáticamente que se reunieron en Gobernación y como anillo al dedo, hay que descongestionar el AICM, lo cual es cierto pero hay formas y una de ellas no es obligar a quien no debes obligar a irse a otro aeropuerto”, dijo.

Sobre el incidente del 7 de mayo en el AICM, comentó que dicho suceso no se debió a la saturación de esta infraestructura y este tipo de hechos pueden pasar en cualquier aeropuerto con poco o mucho tráfico, aunque es más probable que se registre en uno saturado debido a que la separación entre aeronaves es menor, así como por las cargas de trabajo para los controladores, entre otros aspectos.

“No es un evento raro, es un incidente no muy frecuente. Lo veo más atribuible al control de tráfico, había cambio de turno; hubo una cadena de errores incluido el avión aproximándose de Volaris porque se fueron al aire ya bastante cerca de tocar con la pista y debió de irse al aire tan pronto le avisaron. Como en todo accidente hubo una serie de factores que se alinearon de tal manera que un evento detonante que fue la autorización de un avión en una pista que estaba siendo ocupada por un avión a despegar se convirtiera en un incidente un poco mayor”, expuso.

Comenta y síguenos en Twitter: @evandeltoro / @GrupoT21

Banner