AICM no está saturado, está mal gestionado

Con información de A21

El Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) aún no está saturado, por ende, un decreto para limitar sus operaciones a 50 por hora es prematuro, afirmó María Larriva Sahd, experta en control aéreo. 

La aseveración de María está basada en que 50 operaciones por hora (como lo han establecido las propias autoridades por saturación) da un resultado de 1,200 al día, y en este momento las cifras oficiales promedian 900 operaciones diarias, es decir faltan 300 para que llegue el momento en que se tengan que aplicar medidas correctivas provocadas por una saturación. 

A21 preguntó al subsecretario de Transportes, Rogelio Jiménez Pons, su opinión al respecto, quien reconoció que la saturación no está en los vuelos sino en los servicios de las áreas públicas de las terminales 1 y 2. 

“Están saturadas las salas, los pasillos, hay problemas en las calles de rodaje, más la cimentación profunda de los pilotes en la T2, y es alarmante, no es un tema menor, esto nos lleva a reducir las operaciones, porque el AICM no se puede seguir remendando”, declaró.  

María Larriva aseguró que el aeropuerto no está saturado, sino mal administrado, a lo que se suma una serie de problemas con el rediseño del espacio aéreo.

“Habría que preguntarles (a las autoridades) por qué antes de la pandemia había 440 mil operaciones anuales sin incidentes y ahora hay menos de 350 mil y hay una serie de problemas. Que expliquen cuál es el criterio que están utilizando, no es el momento de estar fastidiando a las aerolíneas, a la carga, ni a nadie, es el momento de empezar a ordenar”, aseveró María Larriva. 

Ayer, el Gobierno de México confirmó en un comunicado que dará a conocer un plan para que el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA) cuente con más de 100 operaciones diarias, y confirmó que las operaciones tipo chárter y de carga nacionales pasarán de forma inmediata del AICM al AIFA. 

Por su parte, el subsecretario de Transportes, Rogelio Jiménez Pons, declaró a A21 que el AIFA, inaugurado el 21 de marzo pasado, no está en condiciones de recibir operaciones de carga por la falta de infraestructura. En el comunicado, el Ejecutivo Federal estableció que “en 90 días quedará instalada la infraestructura fiscal y aduanera para poder recibir los vuelos de carga internacional”.

La solución en este caso no es por decreto o convenciendo a las aerolíneas a mudarse, explicó la experta en control aéreo, es con orden, se deben respetar los horarios, revisar el rediseño, y ampliar y capacitar adecuadamente al personal de migración y aduanas.

“Los aviones cargueros deben de volar entre las 12 de la noche y las seis de la mañana, pero en la actualidad están en todos los horarios, “yo acabo de denunciar una casi coalición de un avión de carga ruso y fue a las cuatro de la tarde, es decir, están dejando que todo mundo opere como se le dé la gana”, dijo.

Larriva Sahd, con 30 años de experiencia, explicó cómo se puede saturar deliberadamente el aeropuerto capitalino; todo ocurre cuando desde el propio centro de control se retrasa el ingreso de los aviones separándolos con 20 millas en lugar de 10, como se hacía previamente, esto provoca demoras.

Además, indicó que no se está usando el sistema de control de flujo, que es el que regula el volumen de operaciones que maneja el controlador, cuyas reglas indican ocho operaciones cada 15 minutos, sin embargo, aseveró que existen fotos de los controladores que están con la pantalla apagada.

“Deliberadamente están provocando que haya horas con más aviones de los que caben y otras horas en las que no hay operaciones, y eso es un pecado en un aeropuerto”, señaló. 

Actualmente, por el rediseño, las rutas de aproximación y despegue son más largas, y con la desregulación de horarios, todos quieren llegar a ciertas horas, es decir, se generan horas pico; hay momentos en que el aeropuerto registra sesenta y tantas operaciones y como consecuencia se amplían las demoras, razón por la cual se retrasan hasta las 12 de la noche o una de la mañana.

Aseguró que lo último que se debe hacer es perjudicar la economía de las aerolíneas, después de una pandemia de dos años y otra de los precios del combustible, “la aviación es un negocio que está funcionando perfectamente en el AICM y quieren mandarlos donde no hay negocio”.

“Pues no que somos muy localistas, que no nos interesa lo de afuera, pues entonces vamos favoreciendo lo de adentro, ¿por qué la primera medida de desaturación del AICM es fastidiar a las aerolíneas nacionales, que producen dinero y producen impuestos y pagan su combustible y sus servicios?, las cosas no se arreglan así”, aseveró María Larriva.

Comenta y síguenos en Twitter: @GrupoT21

Banner