Flete aéreo, sin pista para aterrizar

La pandemia por COVID-19, la falta de capacidad en aviones, la crisis del transporte marítimo y ahora la inflación son algunos de los factores que han provocado un fuerte aumento en las tarifas de flete aéreo desde 2020; sin embargo, estas no volverán a los mismos niveles prepandemia.

Nicolás Portenza, presidente de Eternity Group México, explica que con el inicio de la crisis sanitaria se originaron cambios en el comportamiento de consumo a nivel mundial, así como un boom del producto terminado, aunque también trajo saturación, cierre de fábricas que rompieron con las cadenas de suministro y cierres de fronteras que generaron un estrés a la operación logística global. Más carga, más complicaciones y trabas para mover productos se tradujo en un alza de costos tanto en el marítimo como en el aéreo.

“Ahora hay inflación en el mundo, las tarifas se han mantenido en niveles desde hace 2 años y vamos a empezar por el tercero. El mercado de alguna forma se acomoda a esta nueva realidad, entonces los precios aumentan, los commodities aumentan, el acero, los plásticos, todo aumenta; el insumo que compran los fabricantes de aviones y se traslada a las aerolíneas cuando los venden. Entonces el mundo se vuelve más caro y con ello no creo que las tarifas vuelvan a un nivel precovid, salvo que haya un exceso de capacidad en el corto o mediano plazo”, opina.

Portenza también menciona que los costos varían por temporadas como en diciembre por las celebraciones de fin de año, esto debido a la falta de espacio y la urgencia de los clientes por mover la carga. Solo durante dicho mes el precio del flete entre China y México fue de 15 dólares por kilo, mientras que a principios de enero de 2022 fue de 13 dólares, aunque comenzó a subir a mediados del mismo mes debido a la celebración del Año Nuevo Chino.

“Dentro de ese nuevo nivel que se encontró la industria con el COVID hay distintos momentos en donde la tarifa fluctúa; por ejemplo, en diciembre es temporada alta porque hay poco espacio y todo el mundo tiene urgencia por volar carga para llegar a las fiestas decembrinas, para aprovechar la temporada y en enero bajó. Cuando se genera más demanda de espacios y cuanto más urgente es, el costo vuelve a subir”, dice.

Hasta 2019, recuerda, una tarifa promedio en temporada baja estaba entre 4 y 5 dólares por kilo, mientras que en temporada alta entre 7 y 8 dólares por kilo, ahora es el doble.

En este sentido, Alejandro Méndez González, vicepresidente senior de Aeroméxico Cargo, menciona que la oferta y demanda son efectos que también inciden en las tarifas, aunque considera que en la medida que las aerolíneas reactiven vuelos y haya más capacidad en el mercado, los costos comenzarán a bajar.

Te invito a continuar leyendo este texto en la versión electrónica de la revista T21 de febrero en este link.

Revisa aquí la programación de: T21 TV

Comenta y síguenos en Twitter: @GrupoT21