Santa Lucía no será una opción cuando se recupere el tráfico aéreo: ALTA

Por Evangelina del Toro

La crisis por la que atraviesa la aviación traerá un aparente alivio a la saturación del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), pero una vez que se retome los niveles de tráfico aéreo de 2019 y se recupere el dinamismo se evidenciará que la capacidad de Santa Lucía será insuficiente y se tendrá que buscar otra alternativa en unos 10 o 15 años.

“Santa Lucía es una solución a mediano plazo que llevará a debatir otra alternativa. De acuerdo con lo que conocemos hasta el momento, el proyecto actual no podrá soportar el aumento en la demanda de pasajeros, por lo que esperamos que conforme se conozcan los avances de la obra se pueda saber si el nuevo aeropuerto acompañará el crecimiento del sector aéreo de México a futuro”, dijo José Ricardo Botelho.

El director ejecutivo & ceo de la Asociación Latinoamericana y del Caribe de Transporte Aéreo (ALTA), comentó en entrevista con T21 que más allá de la reducción de tráfico a causa de la pandemia y el aparente alivio que va a tener el AICM durante 4 a 5 años, mientras se recupera la demanda, se requiere de una mejor solución.

Esta, explicó, vendrá del trabajo mancomunado industria-gobierno para prever el crecimiento en la demanda de pasajeros, el crecimiento de la industria, así como las oportunidades para generar mayores beneficios para el país con los más altos estándares de seguridad operacional, bajo impacto ambiental y máxima eficiencia.

Previo a la pandemia, recordó, la industria aérea en México ya tenía algunos problemas estructurales que reducían su competitividad como son los altos precios del combustible, los altos costos aeroportuarios y una infraestructura limitada.

“El AICM venía operando por encima de su capacidad por años y esto ha afectado a este importante centro de conexiones aéreo, restando competitividad frente a otros hubs de la región. Son temas importantes para permitir que la industria de la aviación alcance su gran potencial y continúe prestando un servicio esencial a cada vez más personas”, dijo.

En este sentido, mencionó que la pandemia ha brindado a numerosos sectores económicos la oportunidad de evaluarse y buscar eficiencias, desarrollo, mejoras, la industria aérea no es la excepción y se está ante una oportunidad de oro de revisar regulaciones, infraestructura, procesos que pueden ser más eficientes para los operadores y diversos actores del sector, generar más opciones para pasajeros y brindar a los países mayor competitividad.

Botelho comentó que la industria de viajes y turismo en México es un gran generador de bienestar socioeconómico. De acuerdo con datos del Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC, por sus siglas en inglés), el aporte a los empleos y al PIB supera el 15 por ciento.

“En 2019 más de 40 millones de turistas visitaron el país, por tanto, es imperativo trabajar juntos (industria-gobierno) en generar confianza nuevamente en los viajes mediante la implementación articulada de medidas de bioseguridad en todas las etapas del viaje, así como la promoción de incentivos a los viajeros y competitividad para los operadores”, afirmó.

Aunque México no ha tenido restricciones tan estrictas como el resto de los países de la región, se estima que las aerolíneas tendrán igualmente pérdidas al final del año, de acuerdo con cifras de la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA, por sus siglas en inglés), las mexicanas perderían 6,400 millones de dólares por COVID-19 al cierre del año.

Bajo este escenario y en un esfuerzo coordinado por la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) y alineado con las autoridades de salud, la industria desarrolló una guía de recomendaciones para el reinicio seguro de las operaciones, la implementación de esta, así como requisitos armonizados para pasajeros y operadores.

“Es crítico implementar protocolos armonizados-estandarizados en todos los países para una reapertura eficiente y segura de los cielos y evitar medidas unilaterales que dificulten el reinicio de operaciones y complejicen la experiencia de viaje. Mantener criterios estandarizados brinda confianza a los viajeros, facilita una operación segura, promueve una recuperación más acelerada de los mercados aerocomerciales”, explicó.

Recordó que ALTA realizará en diciembre próximo la mayor y más antigua conferencia de mantenimiento y compras técnicas de la industria de la aviación en la región de la Riviera Maya, donde se reunirán más de 80 representantes de aerolíneas y alrededor de 300 representantes de compañías proveedoras de la industria para dialogar qué necesita el sector, específicamente en el área de procuraduría y mantenimiento, para continuar viable mientras retoman las operaciones y logran la recuperación.

Comenta y síguenos en Twitter: @evandeltoro / @GrupoT21

  • Consulta la edición electrónica de la revista T21 de octubre en este link
  • Suscríbete aquí al boletín de noticias de T21
  • Solicita tu suscripción a la revista impresa en: suscripciones@t21.com.mx