Volaris despega en el mercado de bonos de carbono

Volaris anunció la firma de un contrato con la Plataforma Mexicana de Carbono MÉXICO2, para la compra de reducciones certificadas de bonos de carbono para proyectos nacionales certificados bajo estándares internacionales. De esta manera, la aerolínea es la primera en neutralizar emisiones de CO2 a través de esta organización.

Los clientes pueden elegir compensar la huella de carbono junto con Volaris, por medio de su aportación al medio ambiente en el proceso de compra de boletos en la página de internet de la aerolínea; estas aportaciones se verán reflejadas en la compra de bonos de carbono a través de MÉXICO2.

MÉXICO2 se convertirá en un aliado para la aerolínea para continuar con el programa reducción de carbono de #CielitoLimpio, a través del cual el último año recaudó junto con sus Clientes la cantidad de 904 mil pesos, recursos que serán dedicados a compensar la huella ambiental generada por operaciones de la compañía.

#CielitoLimpio es la campaña ecológica de Volaris que cuenta con iniciativas y programas diseñados para compensar su huella ambiental y fomentar el cuidado del entorno. La aerolínea trabaja en el establecimiento de metas alineadas a su modelo de sustentabilidad que le permitan contribuir más con el cuidado del medio ambiente.

La campaña #CielitoLimpio está conformada por diferentes programas a nivel interno y externo de la aerolínea, entre los cuales se identifican la reducción del consumo de energía eléctrica y reciclaje de basura en oficinas corporativas; disminución de emisiones de gases a la atmósfera en el despacho de aeronaves mediante; una flota con un promedio de edad de 4.5 años; aviones de última generación con tecnologías que aseguran un menor consumo de combustible; elaboración de planes de vuelo con diferencias mínimas entre la carga de paga planeada y la real, con el objetivo de obtener una diferencia menor a 400 kg, para evitar cargar combustible que no se utiliza.

Aunado a ello, también se contemplan movimientos en tierra con solo un motor encendido, optimización del uso de flaps y reducción del uso de reversa; incorporación de nuevas tecnologías eficientes como los sharklets; selección adecuada de aeropuertos alternos; y, reducción de uso de papel mediante la utilización de una carpeta digital de vuelo.

Twitter: @RevistaT21