Varig quiebra; la quiere comprar el dueño de Avianca

SAO PAULO, Brasil.- El dueño de la aerolínea colombiana Avianca y de la brasileña Ocean Air, Germán Efromovich, presentará el viernes una oferta por la empresa Varig, declarada en quiebra la semana pasada, informó hoy el sindicato aeronáutico.

El Sindicato Nacional de los Aeronautas indicó este miércoles en un comunicado que la presidenta del gremio, Graziella Baggio, sostuvo un encuentro con Efromovich para definir los pormenores de la oferta de compra por Varig, la cual debe tener el aval de los trabajadores.

La nota reveló además el retiro de la oferta de compra presentado por el empresario Nelson Tanure, dueño de dos grandes diarios de Brasil, por valor de US $350 millones para hacerse de 80% de las acciones.

Efromovich, destacado en el sector petrolero brasileño como contratista de las plataformas marítimas de la estatal Petrobras, figura como el único interesado en adquirir la empresa Varig tras la suspensión de las negociaciones con otros interesados.

El industrial, quien nació en Bolivia y vivió su juventud en Chile, tiene la mayoría de acciones de Ocean Air, empresa líder del mercado local de vuelos regionales con una flota de aviones pequeños y se ubicó detrás de Gol en el escalafón de ganancias durante 2004.

Baggio desmintió además al presidente ejecutivo de Varig, Henrique Neves, quien afirmó el lunes que Efromovich, al igual que Tanure y las aerolíneas TAM de Brasil y TAP de Portugal, habían retirado su interés para adquirir a la compañía aérea.

Cualquier negociación deberá contar con el aval de los funcionarios de la empresa, representados por el Sindicato Nacional de los Aeronautas.

La justicia brasileña nombró el pasado lunes a un administrador judicial para la aerolínea brasileña Varig, empresa que presentó su informe contable para poder entrar al régimen amparado por la Ley de Falencias (bancarrota).

La Ley de Falencias, que reemplazó en 2003 a la de concordatos, permite una recuperación judicial que parte del impedimento, durante seis meses, a que otros acreedores inicien procesos en contra de la entidad amparada bajo esa legislación.

La medida también permite conservar los bienes actuales, como la flota de aviones, evitando embargos y garantizando el servicio, diferente al reciente caso de la doméstica Vasp, cuya crisis afectó hace dos meses el tráfico aéreo.

Varig, a nivel interno, es la cuarta empresa del mercado detrás de TAM, Gol y Ocean Air, pero a nivel internacional es la aerolínea brasileña con mayor cobertura, sin contar las conexiones de OceanAir con Avianca.

Dentro de 60 días, la administración de Varig deberá presentar a la Justicia un plan de reestructuración empresarial para los 180 días de amparo, donde el dinero de inversión en ese lapso queda también librado de embargos.

La deuda de Varig, que tiene una flota de 82 aviones, asciende a US $2,600 millones y a pesar de su crisis, agravada desde hace tres años, su servicio viene prestándose de manera normal.