Hacia 4 décadas de tradición, Clase C evoluciona

En mayo de 1993 por primera vez Mercedes-Benz incluyó en su portafolio de productos el Clase C, aunque su historia data de 1982 con la introducción del modelo 190, que era el representante de la categoría intermedia. En casi 4 décadas de trayectoria se han desplazado 10.5 millones de automóviles de esta clase, que ha representado para muchos, el modelo de acceso al segmento de vehículos de gama alta.

“El Clase C es ya el sedán más vendido de Mercedes-Benz. Pero estoy convencido de que el Clase C, con su alta tecnología procedente del Clase S, cautivará aún a más clientes. Con sistema MBUX de última generación, dirección del eje trasero y una amplia electrificación, nuestra serie más exitosa pondrá el listón aún más alto en su segmento.” Dice Ola Källenius, presidente de Daimler AG y Mercedes-Benz AG.

Una de las propuestas del nuevo Clase C es la electrificación sistemática de todos los modelos para establecer un nuevo estándar en el campo de la eficiencia. La gama de propulsores consta exclusivamente de grupos de cuatro cilindros de la actual familia modular de motores de Mercedes-Benz FAME (Family of Modular Engines). 

Los motores operan con sobrealimentación por medio de un turbocompresor y, por primera vez, también con la asistencia inteligente de un alternador arrancador integrado (ISG) en el margen bajo de revoluciones. Esta función los convierte en modelos híbridos parciales (Mild-Hybrid) de segunda generación, y es la clave de un desarrollo sobresaliente de la potencia. El ISG trabaja en interacción con la red de a bordo de 48 voltios, que permite implementar funciones avanzadas como planeo, boost o recuperación y conduce a una reducción clara del consumo. 

Nuevo Clase C

Este nuevo Clase C estrena el motor de gasolina de cuatro cilindros (M 254) con alternador arrancador integrado (ISG) de segunda generación, capaz de entregar hasta 15 kW de potencia adicional y 200 Nm de par motor adicional. 

La eficiencia del motor es una cualidad gracias a la recuperación y a la posibilidad de activar el modo de «planeo» con el motor apagado. Mercedes-Benz reúne por primera vez en un solo propulsor, el M 254, todas las innovaciones de la familia modular de motores diésel y de gasolina de cuatro y de seis cilindros.

Una novedad absoluta es el turbocompresor de doble entrada con unión transversal de flujos, una versión evolucionada de la tecnología «Twin-Scroll» que asegura una respuesta aún más espontánea del sistema de sobrealimentación. El turbocompresor de doble entrada con unión transversal de flujos es una novedad absoluta, fruto de la cooperación del área de desarrollo de turbocompresores de Mercedes-Benz con la escudería de Fórmula 1 Mercedes-AMG Petronas.

La transferencia tecnológica de la competición a la serie permite alcanzar niveles inéditos de potencia, unidos a una máxima eficiencia. En el C 300 (consumo de combustible en el ciclo mixto: 7,0-6,6 l/100 km; emisiones de CO2 en el ciclo mixto: 159-150 g/km) es posible aumentar brevemente la potencia mediante un overboost de hasta 20 kW.

El cambio automático está de serie y ya sido perfeccionado el 9G-TRONIC para integrar la función del ISG. Esta transmisión se utiliza ahora en todos los modelos del Clase C. 

Nuevo Clase C

Al igual que el nuevo Clase S que fue presentado también de manera virtual en septiembre pasado, el nuevo Clase C equipa la segunda generación de MBUX (Mercedes-Benz User Experience). El habitáculo es así aún más digital y más inteligente, pues tanto el hardware como el software han experimentado un gran salto cualitativo. Las pantallas LCD muestran imágenes brillantes que facilitan el control de las funciones del vehículo y de confort.

Revisa aquí la programación de: Diálogos Empresariales de Logística

Comenta y síguenos en Twitter: @GrupoT21